Go to Top

Restaurante Dstage : nada es lo que parece

Llevaba ya tiempo estando entre nuestros pendientes. Pero siempre que llamábamos nos decían que estaba completo… Así que no nos dimos por vencidos y ayer pudimos por fin experimentar gastronómicamente hablando (porque es toda una experiencia) y nos dieron mesa en el Restaurante Dstage , el  buque insignia de Diego Guerrero. Era lunes, y a pesar de ser el día más odiado de la semana, no cabía un alma entre sus mesas. Os costará encontrar la puerta y jamás imaginaréis lo que se esconde tras sus paredes. Tras su triunfal éxito en el Club Allard , Diego Guerrero quiso dar el definitivo pase a la fama – merecido- abriendo su propio e impresionante local en el barrio de Chueca.

Su nombre no deja de asombrarnos, pero fue escrito en una servilleta al ideal el nuevo local y corresponde a las iniciales del disfrute gastronómico que quiere dar en su restaurante :

“Days to Smell Taste Amaze Grow & Enjoy”

interior,restaurante,dstage

Interior del rompedor y futurista local Dstage

¿para qué hace falta un diseñador de interiores cuando la mente creativa superlativa está dentro de la casa? Eso pensó Diego el 1 de Julio de 2014 cuando abrió las puertas Dstage, y toda la obra que vais a poder ver en el impresionante local es idea suya. Ladrillo rojo visto, cuidada iluminación, barra de diseño, sofás de cuero, mucha madera, y sensación de estar como en casa, a gusto. Una música – a veces demasiado alta- con toques de Jazz y Soul animan la escena. Trescientos metros cuadrados donde no sobra ni falta un detalle. No dejéis de bajar al baño y admirar su cuidado patio interior. No esperéis entrar y ocupar directamente vuestra mesa, porque la  experiencia empieza en la propia zona de entrada, donde te preguntarán si quieres un menú corto ( a 88 euros por barba y 9 platos) o el menú largo ( 118 euros y 14 platos) …. nosotros elegimos el corto, y recomendamos el largo sólo para comidas o no podrás irte a la cama…

El primer plato que nos llegó vino directamente desde la superficie de Marte .

Una caja de madera (como la que preside el artículo), con unas extrañas algas que parecían ranas . Y de la que salía humo como si viniera directamente del laboratorio. Sobre las algas, y curiosamente en equilibrio, nos esperaban unas Navajas al natural con dashi de apio y leche de almendras. Imposible de explicar la explosión de sabores en boca, irrepetible en cada uno de los platos que probamos. De allí te trasladan a la barra de la cocina, desde donde admirar la frenética actividad de sus jóvenes cocineros. Nos llamó la atención que más allá del propio Diego Guerrero. Nadie sobrepasaba los 30 años de edad. Lo que nos da a pensar que el chef apuesta por la juventud tanto para la sala como la cocina; es parte del concepto que quiere transmitir: juventud.

ravioli,alubias,tolosa,dstage,restaurante,diego guerrero,madrid

los conocidos raviolis de alubias de Diego Guerrero

En la barra nos prepararon sobre la marcha un cebiche de carabinero en roca de sal y coral de rocoto (una pedazo piedra rosa que va soltando sal a todo lo que se le pone encima) .

De nuevo , nada es lo que parece, y el sabor conseguido logra un excelente . Ya en la mesa, madera vista, luz baja, y conversación agradable.

Disfrutamos del Pato Pekín , del Mochi de Huitlacoche, de un atún toffee foisabi (que realmente era foie aunque pareciera atún con un rallado de raiz de wasabi como si fuera trufa), un pulpo llama y tomatillo, su ya clásico raviolis de alubias de Tolosa en infusión de berza , y acabamos con un bacalao en salmuera a la brasa con jugo ibérico de kombu y un solomillo del carnicero a la brasa . Si, se que estáis pensando que los nombres de los platos están muy rebuscados. Pero os prometo que tras la experiencia, no sobra ni una letra. Detrás de cada creación hay horas de un equipo joven que se estruja la mente para ofrecer lo mejor de la gastronomía internacional. Creaciones que bien merecen la pena una visita, por muy lejos que vivas.

El postre vino con ajo morado, una nueva vuelta de tuerca, porque sabía a chocolate. Pero también a ajo negro. Un ajo con menos sabor que el tradicional que terminó de confundir nuestros paladares para salir más que satisfechos. A Dstage se va a experimentar, a probar sabores desconocidos y a no pre concebir absolutamente nada. Sentir, oler, gustar, crecer, y sobre todo divertirse. Diego Guerrero vuelve a sorprender y cosecha éxito. Y por supuesto que para celebrarlo con nosotros, se acerca a la mesa, al final, para ver que ha triunfado. Y que sea por muchos años.

Restaurante Dstage  – Diego Guerrero 

Dirección: Calle de Regueros, 8, 28004 Madrid, España
Teléfono:+34 917 02 15 86 (imprescindible reserva)

Precio medio: 120 euros – con vino 

Banner, Madrid, and You, visitas guiadas

Acerca de: Diego Antoñanzas de Toledo

Fundador y emprendedor ilusionado en Madrid and You. Instagram @oidoenlacena

Deja tu comentario o respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+1
Compartir
Twittear
Compartir
WhatsApp
Email