Go to Top

Caños del Peral. La historia de Madrid,bajo el suelo

Aunque paseando por Madrid a veces parece que pocas cosas quedan de los tiempos más antiguos, a veces sólo hay que “rascar” un poquito para encontrarnos con ese pasado que parece que nos falta. Es lo que ha ocurrido con las excavaciones arqueológicas que durante varios años se han llevado a cabo en la Plaza de Ópera en el proceso de la remodelación de la plaza y de la estación de metro. En ellas que se han hallado importantes restos relacionados con la riqueza de agua de Madrid, los más importantes de todos los de la fuente de los Caños del Peral, de la que nos gustaría hablaros hoy.

La fuente que hoy podemos ver en el museo que se ha creado en la estación de metro de Ópera se conocía entre los madrileños como Fuente de los Caños del Peral, del Arrabal, de las Hontanillas o de las Fontanillas. Fue construida por orden de Felipe II en 1565 como parte de las remodelaciones llevadas en la zona para adecentarla por su cercanía al Alcázar, a raíz del traslado de la Corte a Madrid en 1561. El diseño lo realizó el arquitecto Juan Bautista de Toledo, discípulo de Miguel Ángel y primer arquitecto del Monasterio de El Escorial.

La fuente tenía cinco caños en el frente y uno más en una esquina, que es el que hoy se puede ver en el museo. Estaba rodeada por altos muros para evitar que se acumulara basura o que el recinto se enfangase y estaba adosada a un conjunto de casas que pertenecían a Don Urbano de Peralta, corregidor de la Villa.

Pero la fuente existía desde mucho antes, quizá incluso desde época árabe. Se encontraba en un terreno empinado y lleno de barrancos, entre ellos el creado por el arroyo del Arenal, que confluía allí con el de Santo Domingo y con un regato del Huerto de la Priora, así como con una serie de arroyos menores procedentes de la Laguna de los Lujanes -donde la actual Plaza Mayor-, reconducidos a aljibes o pilas que se colocaban junto a la muralla y sus puertas, aquí el Pilar Nuevo y el Pilar Viejo, junto a la Puerta de Valnadú.

En la zona había también un peral que, según se recoge en el Archivo de la Villa, daba sombra a la fuente al menos desde 1263 y también le dio el nombre por el que la conocemos ahora, aunque no sabemos con seguridad dónde estuvo colocada esta primera fuente exactamente.

Opera,caños,peral,metro

En la época de los Austrias, en la que no existía aún el agua corriente y el agua para uso doméstico se obtenía en las fuentes públicas, la plaza se convirtió en una zona de reunión de aguadores y también de lavanderas, pues la fuente tenía asociado un gran lavadero que empleaba el agua sobrante de los caños. Este lavadero fue causa de numerosos pleitos por la frecuente desviación que se hacía del agua para el riego de los jardines del Alcázar en las épocas de sequía, sin importar el perjuicio causado a los ciudadanos de Madrid.

La fuente era tan conocida en Madrid que se la menciona en diversas obras literarias, entre ellas la autobiografía del Capitán Alonso de Contreras, huésped y amigo de Lope de Vega, del que os hablamos en un post anterior.

En el siglo XIX la fuente desapareció en el proceso de nivelación de la zona para construir el conjunto formado por la Plaza de Oriente, el Teatro Real y la propia plaza de Isabel II. Sin embargo, no fue destruida sino simplemente soterrada y, gracias a ello, ha aparecido prácticamente intacta durante las excavaciones arqueológicas que se han llevado a cabo últimamente. No sólo ella, sino también restos de la alcantarilla del Arenal y parte del acueducto de Amaniel, del que os hablaremos otro día en relación con los viajes de agua.

Podéis visitar los restos de la Fuente de los Caños del Peral en el museo subterráneo de la estación de Ópera y si queréis saber más sobre ella y sobre la Plaza de Ópera y sus alrededores estad atentos porque dentro de poco comenzaremos con nuestras visitas guiadas al Madrid Contemporáneo, ¡donde os contaremos todo lo que queréis saber!

Museo subterráneo de Los Caños del Peral

Estación de Ópera (líneas 2, 5 y Ramal). Plaza Isabel II, 1

Horario de visita: viernes, sábados y domingos, de 11:00 a 13:00 y de 17:00 a 19:00 horas.

Visita gratuita: Acceso libre hasta completar el aforo.

Acerca de: Diego Antoñanzas de Toledo

Fundador y emprendedor ilusionado en Madrid and You. Instagram @oidoenlacena

Deja tu comentario o respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+1
Compartir
Twittear
Compartir
WhatsApp
Email