Go to Top

Restaurante el 31: SI, pero con matices.

Actualización Diciembre 2016 – este restaurante cambió de propietarios y actualmente está en C/ Jovellanos, 5, 28014 Madrid | Telf: (+34) 91 434 70 38 , por lo que la crítica a continuación NO se corresponde con el restaurante actual.

Teníamos ganas de probarlo, después de ver cuánta gente conocida ha pasado ya por su nueva cocina y su nuevo local.  Así que nada como la comida de un domingo lluvioso en Madrid para ponernos rumbo al Retiro, y poco antes de llegar a la derecha, re-descubrir el que fue uno de los restaurantes más cotizados en épocas pasadas ,el club 31,  junto con su vecino Horcher, Zalacaín, y el desaparecido, – tristemente –, Jockey. Los exitosos propietarios del restaurante Higinios en el exigente barrio de Salamanca han reformado completamente el local , dando como resultado un lugar elegante y especial para amantes del lujo, donde no faltan detalles como incluir caviar beluga en la carta (eso sí, especificado en gramos de producto, algo que cuanto menos, resulta llamativo pero poco atractivo).

La decoración del espacio es brillante en cuanto a disposición, pero como en muchos otros sitios, la luz ambiental falla, faltando luces bajas que ambienten íntimamente un lugar sin luz natural como el que hoy comentamos. Grandes manteles y buenas cuberterías y vajillas que visten las mesas como antaño.  Y finalmente, un servicio español de los que ya no quedan, muy apreciado en cuanto al trato, pero escaso en cuanto al número de camareros que un restaurante como éste requeriría. Se agradece enormemente algo que se está perdiendo en este Madrid impersonal y que resulta muy fácil de realizar:  siempre que se pueda, el personal debe  tratarte por tu nombre con el tan olvidado Don o Doña precediéndolo. Y aquí esto lo tienen bien aprendido y no pierden oportunidad de practicarlo en cada movimiento.

Restaurante el 31 madrid cartaLa carta no es ni muy amplia, ni muy reducida, habiendo mantenido muchos de los platos que ocupaba el antiguo Club. Antes de compartir con vosotros lo que tomamos, deberíamos hacer mención a algo que está ocurriendo en muchos de los sitios que visitamos:  en no pocas ocasiones  en estos restaurantes calificados como de lujo se piensa que la cantidad está en línea opuesta con la calidad, dando como resultado que salgas casi con más hambre que con el que entraste si no quieres invertir una fortuna en disfrutar de la gastronomía del país. Si vamos a comer, vamos a comer, no a “degustar” . Comenzamos con unos aperitivos a base de un buen jamón bien cortado, acompañado con un pan de cristal con tomate que resultó escaso para todos los que formábamos la mesa. Mención especial a la calidad del jamón, algo que parece fácil, pero que no siempre se encuentra. También pedimos unas croquetas muy sabrosas pero con una textura difícil de apreciar; y un buen foie presentado en su justa temperatura (qué fácil es dar con la temperatura de servicio y qué pocas veces lo sirven bien). Para los segundos, el plato más solicitado fueron los famosos huevos 31, que hacen honor a su cotización combinando la equilibrada bechamel que faltaba en las croquetas del aperitivo, con una pasta verde en su punto y un sabor muy equilibrado que permite apreciar con claridad la calidad de sus materias primas. Volvemos a hacer hincapié en la cantidad de producto que llega con cada plato, suficiente en el caso de los huevos, pero escasa en otros de los elegidos para plato principal. Acabamos con el más conocido postre de la casa: los soufflés recién hechos. Sólo por el postre merece la pena visitar este nuevo espacio ya que para los amantes del dulce – y para los que no son tanto- son difícilmente   superables y no debéis dejar de encargarlos al mismo tiempo que el resto de la comida, por el tiempo que requiere su preparación.

Fantástica la carta de vinos y Champagne , con un nivel de precios en línea con el carácter lujoso del restaurante y con algunas referencias difíciles de encontrar en nuestro Madrid gastronómico.

En resumen: Probablemente el 31 llegue a ocupar el éxito que tuvo su antecesor, pero deben mejorar algunas cosas básicas si quieren alcanzar la posición que se merecen.  Quizás no tanto los precios , algo inalcanzables para los tiempos que corren, sino más bien el producto y el servicio asociado  a dichos precios que pagas para un disfrute gastronómico de estas características. Algunas, -bastantes- mesas vacías  quizás se hacían eco de esta humilde opinión, pero estamos seguros que como buenos hosteleros que son , y  con un gran éxito a sus espaldas, sabrán reconducir y limar los pequeños detalles para ocupar el lugar que el 31, sin duda, se merece. Muchas de las caras conocidas de la sociedad madrileña que comían al mismo tiempo que nosotros así lo atestiguaban.

Restaurante el 31. C/ Alcalá 58 28014 Madrid. Tel.: 915 31 60 85 (imprescindible reserva).

Precio medio: 90 euros. 

Acerca de: Diego Antoñanzas de Toledo

Fundador y emprendedor ilusionado en Madrid and You. Instagram @oidoenlacena

Deja tu comentario o respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+1
Compartir
Twittear
Compartir
WhatsApp
Email