Go to Top

Todo lo que no sabías sobre el barrio de La Latina

Si hay un lugar en la capital diseñado para ir de tapas y cañas, ése es La Latina. Cada fin de semana, las terrazas del conocido barrio madrileño se abarrotan sin importar la hora del día. Ahora que hace buen tiempo, más que nunca.

La Latina es conocida por su ambiente, que nunca duerme. Sin embargo, también tiene a nuestro alcance pequeñas historias que no todos conocemos. ¿Estáis preparados para descubrirlas?

 

El origen de su nombre

El barrio madrileño debe su nombre a una mujer, Beatriz Galindo, que nació en la ciudad de Salamanca en 1465. La joven dama recibió el apodo de “La Latina” gracias a sus vastos conocimientos sobre gramática y latín. De hecho, era tan conocida -sobre todo teniendo en cuenta que era mujer- que, a petición de la reina Isabel la Católica, se convirtió en profesora de la familia real.

Tras casarse y tener dos hijos, Beatriz Galindo estableció su vida en Madrid, en el barrio que hoy conocemos como La Latina. ¡Sí, se lo debemos a ella!

El Rastro, La Latina, mercadillo, Puerta de Toledo, Madrid

El Rastro

Cada domingo, podemos disfrutar en La Latina de El Rastro. El nombre de este mercadillo se debe a que, tiempo atrás, se encontraban en esta zona las curtidurías –donde se cortan y trabajan las pieles-. Cuando se trasladaban los animales hasta dichas curtidurías, su sangre dejaba un rastro. ¡De ahí la denominación de este conocido mercadillo!

 

La corrala más antigua

Cerca de la Plaza de la Paja, en la calle Redondilla, podemos encontrar un edificio de ladrillo que un día habitó el Duque del Infantado. Dentro de éste, se encuentra la corrala más antigua de la ciudad, construida por Teodoro Ardemans en 1711.

 

El Jardín del Príncipe de Anglona

En La Latina se encuentra un jardín de 800 metros cuadrados que muy pocos conocen. Se construyó en 1751 bajo la coordinación del arquitecto Nicolás Chalmandrier. En sus orígenes, perteneció al palacio del Príncipe de Anglona.

Sin embargo, en 1920, los marqueses de la Ramona recurrieron al diseñador de jardines Javier de Winthuysen. Éste se encargó de darle el aspecto que podemos ver a día de hoy, aunque, en 2002, la paisajista Lucía Serredi se ocupó de su restauración.

 

¡Estos son algunos de los secretos que esconde La Latina y, quizás, no conocías! Si quieres descubrir más sobre la historia del barrio y sus alrededores, no te pierdas nuestra visita guiada por el Madrid de los Austrias. ¡Te va a encantar!

O si lo tuyo es la gastronomía y, con tanta tapa, te ha entrado apetito, es posible que te interesen nuestras visitas gastronómicas y rutas de tapas. ¡Tú decides qué prefieres!

 

Fotos: claire rowland, Mauro Fuentessomeone10x

Deja tu comentario o respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+1
Compartir
Twittear
Compartir
WhatsApp
Email