Go to Top

Dray Martina : otro restaurante de moda, con razón

Madrid es una ciudad para ver y ser visto. Y el simple hecho de ir a cenar, puede convertirse en una experiencia gratificante donde ver gente guapa y ponerse guapo/a para que a uno le vean. Y no todo local, por muy de moda que esté, sirve para ello. Del que hoy hablamos está claro que cumple con creces su objetivo. Dray Martina nace para que la gente pueda verse en la cotizada calle de Argensola. Empezando por el look del servicio que te atiende, absolutamente moderno y rollo hipster, pasando por la destartalada vajilla y los distintos muebles que ambientan el espacio, y terminando por la tenue iluminación que da luz al ambiente, todo invita a ponerte tus mejores galas – sin pasarse- y estar dispuesto a ser visto, mientras comes bien. Eso si, que te den la mesa en la planta superior y con vistas a la calle (por pedir que no quede)

Qué importante es la iluminación en los locales y no nos cansamos de decirlo. Las luces bajas y cálidas son fundamentales para conseguir ese ambiente íntimo y particular. No consiste en iluminar un polideportivo , sino un sitio agradable en el que disfrutar de una cena o una comida. En Dray Martina, lo desenfadado pasa a ser protagonista: no se busca nada original y demasiado rebuscado, lo sencillo e informal es lo que predomina. Y eso también se aprecia en su carta menú. Una serie de platos escogidos con ingredientes de calidad y cocinados con pequeños toques modernos, sin desvirtuar los sabores.

Carta restaurante dray martina madrid¿que qué cenamos? Pues todo para compartir. Comenzamos por unas croquetas de boletus muy sabrosas, una buena y simple pero consistente burrata, y un tartar de salmón algo apagado por la salsa pero bastante equilibrado. Imprescindible el pulpo a la parrilla y los mejillones Pad-Thai. Prescindibles las alcachofas, sabiendo que es un plato que no a todo el mundo gusta y cuya materia prima de calidad es difícil de encontrar. Lo compensa con creces un estupendo pez mantequilla cocinado en su punto y que explota en la boca con una textura difícil de encontrar en otros pescados. Y como remate, para los más glotones, un postre a base de helado de vainilla servido en maceta acompañado de una serie de toppings irresistibles para los que seguimos pensando en chuches como la energía de nuestras vidas.

Ni que decir falta que es imprescindible reservar, aunque ayer lunes se iban quedando mesas libres a partir de las 22:30 por lo que si no eres un fan exclusivo de los multitudinarios fines de semana, puedes tener suerte y presentarte a horas no aptas para los muy madrugadores.

Especial hincapie de nuevo en la simpatía de los camareros y camareras. Eso sí, no esperes un trato de marqués, estás en un barrio en el que la conversación extraña es lo típico, así que tienes que ir dispuesto a pasar un rato divertido sin demasiado lujo ni tratamiento servicial y algo anticuado. Como pone en su tarjeta ¡un must en la gastronomía de Madrid!

Restaurante Dray Martina . C/ Argensola 7 . 28004 Madrid. Teléfono 91 081 00 56 . Abierto casi eternamente para desayunar , comer , cenar o tomar algo. 

Acerca de: Diego Antoñanzas de Toledo

Fundador y emprendedor ilusionado en Madrid and You. Instagram @oidoenlacena

Deja tu comentario o respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+1
Compartir
Twittear
Compartir
WhatsApp
Email