mail: info@madridandyou.com       Tel.: +34 912994649

rosquillas tontas

5 recetas típicas de la cocina madrileña

Si has aprovechado este tiempo de cuarentena en casa para convertirte en todo un chef, te encantarán estas recetas con las que podrás rendir homenaje a la gastronomía madrileña en tu propia casa.

Bocadillo de calamares

Este sencillo plato es sin duda uno de los referentes culinarios de la ciudad de Madrid (a pesar de su lejanía con los puertos de mar).

Para preparar este sencillo y popular plato para cuatro personas sólo necesitarás 25 minutos y estos ingredientes:

  • 750 gramos de anillas de calamar
  • Harina para fritura
  • Aceite de oliva
  • Panes para bocadillo
  • Limón para el aliño

En primer lugar, pondremos aceite a calentar en una sartén pequeña y honda a fuego medio-alto (la temperatura ideal para el aceite sería de 180º). Rebozaremos las anillas de calamar en la harina de fritura (de garbanzo o de arroz, por ejemplo. Es importante que éstas estén bien secas para que no cojan demasiada harina) y las iremos friendo en el aceite caliente en poca cantidad cada vez para que éste no se enfríe demasiado rápido.

Cuando el calamar esté bien frito y haya adquirido un tono dorado, lo sacaremos de la sartén con una espumadera y lo colocaremos directamente en el pan del bocadillo (el aceite del calamar le dará al pan un toque muy rico). Finalmente añadiremos las gotitas de limón al gusto.

Receta de Miriam García (www.invitadoinvierno.com)

Bocadillo de calamares

Cocido madrileño

El pasado mes de diciembre te recomendábamos los mejores restaurantes donde degustar un buen cocido madrileño. Hoy (y hasta que podamos volver a disfrutarlo en nuestros restaurantes favoritos) te enseñamos cómo hacerlo en casa de forma sencilla y rápida utilizando una olla exprés. Un plato muy completo y reconfortante, ideal para una buena comida en familia.

Estos son los ingredientes que necesitarás para 4 personas:

  • 300 g de garbanzos
  • 300 g de morcillo
  • 1 muslo de pollo
  • 200 g de chorizo
  • 1 morcilla de cebolla
  • 150 g de tocino
  • 80 g de jamón
  • 1 hueso de jamón
  • 2 zanahorias
  • 1/2 repollo
  • 2 patatas
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

No olvides poner los garbanzos en un bol a remojo durante toda la noche anterior al cocinado. La mañana siguiente deberás escurrirlos, colocarlos en una red y reservarlos.

Llena una olla con abundante agua (2 litros y medio aproximadamente), añadiendo el tocino, el morcillo, el jamón y el hueso (te recomendamos lavarlo bien antes de meterlo en la olla para que no deje demasiado sabor).

Sazona todos los ingredientes en la olla y cuando el agua empiece a hervir introduce los garbanzos (no olvides ir retirando la espuma que pueda ir apareciendo). Con la olla tapada, cuece los garbanzos durante aproximadamente 30 minutos a partir de que comience a salir el vapor.  

Al finalizar este paso, retira un poco de caldo de la olla y ponlo a calentar en otro cazo. En este nuevo recipiente deberás introducir el repollo picado, el chorizo y la morcilla sazonados al gusto. Cuece los ingredientes durante 15 minutos en la cazuela con la tapa puesta.

Mientras tanto, pela las zanahorias y las patatas que seguidamente agregarás (enteras, sin cortar) en la olla exprés donde tienes los garbanzos. Añade el muslo de pollo y cuece todo con la olla tapada durante 10 minutos.

Ya sólo quedará servir todos los ingredientes (las verduras y la carne) en una fuente grande (junto con la sopa de fideos en un recipiente aparte), sazonados y regados con un buen chorro de aceite.

Receta de Karlos Arguiñano (en www.hogarmania.com)

cocido

Patatas bravas

Seguro que ahora mismo te encantaría disfrutar de una tapa de bravas acompañada de una caña fresquita en alguna terraza al sol. Hasta que podamos disfrutar de nuevo de este pequeño gran placer, puedes ir aprendiendo a preparar unas ricas patatas bravas en casa con esta receta que no te llevará más de 40 minutos.

Los ingredientes que necesitarás para 4 personas son los siguientes:

  • 4 dientes de ajo
  • 150 ml de aceite
  • 80 g de harina
  • ½ litro de agua
  • 1 chorrito de fino o manzanilla
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • ½ cucharada de pimentón picante
  • Sal
  • 5-6 patatas medianas
  • Aceite de oliva para freír

En una sartén, pon aceite de oliva a calentar para sofreír los ajos previamente pelados. Cuando éstos estén doraditos, añade la harina. Remueve bien y sofríe durante dos minutos.

Añade después el pimentón dulce y el picante y sofríe de nuevo otros dos minutos. Tras este paso, añade el agua, el chorrito de fino y un buen puñado de sal. Remueve bien y deja que la salsa vaya reduciendo en la sartén hasta que esté espesa (no tarda mucho).

Mientras tanto, podemos ir pelando las patatas y cortándolas en taquitos (imita la forma que tienen en tu bar favorito) y las freímos seguidamente en abundante aceite (si puede ser en freidora mejor). Recomendamos que al principio se frían a fuego suave para que se hagan bien por dentro y al final avivar algo más el fuego para que queden doradas y crujientes. Cuando estén bien hechas las escurrimos y las apartamos en un plato.

Volvemos a la salsa, que pasaremos por la trituradora para que los ajos queden bien machacados e integrados y probamos el punto de sal. Cuando esté a nuestro gusto, ya estará lista para servirla sobre las patatas y disfrutar de una buena tapa con la bebida que prefieras.

Receta de Miriam García (www.invitadoinvierno.com)

bravas

Churros

Seguro que más de una vez has disfrutado de un buen desayuno con churros y porras, o has esperado a conseguir mesa en San Ginés para probar su célebre chocolate con churros.

Si te apetece darte un capricho, sólo necesitarás esta receta, una churrera o manga pastelera con boquilla rizada y unos 40 minutos para la elaboración.

Los ingredientes necesarios para esta receta son los siguientes (30 raciones):

  • 250 ml de agua
  • 120 g de harina corriente
  • ½ cucharadita de levadura química
  • ½ cucharadita de sal
  • Aceite de oliva para freír
  • Azúcar

En primer lugar, pon el agua a hervir con la media cucharadita de sal. Mezcla aparte la harina con la levadura química y añade al agua cuando ésta esté hirviendo.

Retira el cazo del fuego y remueve bien (a ser posible con una cuchara de palo) para que no quede ningún grumo y hasta que la masa quede homogénea (debe quedar algo sólida, pero no demasiado para que puedas meterla luego en la churrera).

Deja reposar la masa unos minutos y seguidamente introdúcela en la churrera o la manga pastelera. Ve formando las tiras de churro y depositándolas en una bandeja cubierta con papel de horno. Debes ir cortándolas con unas tijeras (el tamaño dependerá de tus gustos y del tamaño de tu sartén).

Pon el aceite de oliva a calentar en una sartén a fuego medio-alto (ojo: no debe estar excesivamente caliente para que los churros se hagan bien por dentro). Te aconsejamos también que tengas una tapa para la sartén a mano mientras se fríen los churros (es muy probable que algún churro explote y te pegue un buen susto).

Por último, ve colocando los churros ya fritos sobre papel de cocina absorbente para eliminar el exceso de aceite y recubre con azúcar al gusto. ¡Listos para disfrutar!

Receta de Miriam García (www.invitadoinvierno.com)

Churros

Rosquillas tontas de San Isidro

Se acerca el día de San Isidro y, ya que este año no podremos disfrutar de las verbenas en las Vistillas y en la Pradera, te proponemos rendir tu particular homenaje a las fiestas patronales de Madrid haciendo unas ricas rosquillas tontas en casa.

El tiempo de elaboración es de aproximadamente una hora y necesitarás los siguientes ingredientes para 12 rosquillas:

  • 3 huevos
  • 2 yemas
  • 100 gr de azúcar
  • 5 gr de anís o 1 cucharadas de licor de anís
  • 130 gr de aceite de oliva
  • 330 gr de harina

En primer lugar, mezcla las yemas y los huevos con el azúcar hasta que tengas una mezcla algo espumosa. Añade a continuación el anís y el aceite y mezcla bien.

Tamiza la harina y forma un volcán con la misma sobre una superficie lisa. Introduce la mezcla elaborada anteriormente en el interior del volcán de harina. Ve mezclando cuidadosamente la mezcla con la harina hasta que tengas una masa blanda y no pegajosa (puedes añadir harina a la superficie y a la masa para que no se pegue). Por último, unta con aceite la mesa y la masa y déjala reposar unos minutos.

Divide la masa en cuatro partes y amasa bien cada una de ellas (con las manos untadas de aceite para que resulte más sencillo). Tras amasar bien las cuatro partes por separado, únelas de nuevo en una única porción.

Divide de nuevo la masa en porciones de 80 gramos aproximadamente. Amasa y forma un cilindro de 1 centímetro de diámetro con el que harás la forma redonda de la rosquilla. Seguidamente, pinta cada rosquilla con un baño de huevo (puedes hacerlo con un huevo y 2 yemas), déjalas reposar y vuelve a pintar pasados cinco minutos.

Mientras, puedes ir precalentando el horno a 225º. Cuando éste haya alcanzado la temperatura óptima, introduce las rosquillas en una plancha de horno y hornea durante aproximadamente 20 minutos (o hasta que hayan adquirido un color dorado intenso y se hayan agrietado ligeramente).

Receta de Directo al Paladar (www.directoalpaladar.com)

rosquillas tontas

Fotos: restaurantes.com, codigounico.com, lecturas.com, europapress.es

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.

Share This

Copy Link to Clipboard

Copy