Go to Top

5 cosas que no sabías sobre el Templo de Debod

Todos hemos oído hablar del Templo de Debod y, especialmente, de sus atardeceres en la plaza. Es una visita casi obligatoria cuando visitamos la capital, y no es de extrañar: es, sin duda alguna, uno de los espacios más impresionantes de Madrid.

Por este motivo, por ser un lugar emblemático, hoy os contamos, en cinco sencillos puntos, la historia detrás del Templo de Debod; una historia que, posiblemente, no muchos conozcan y que merece ser, sin embargo, contada.

 

La presa de Asuán

Para contener y controlar las aguas del Nilo, se construyó la presa de Asuán. Cerca de ésta, se encontraban numerosos templos y reliquias de diversas culturas (romanas, egipcias, griegas) que, con la construcción de la presa, se perderían.

Para evitar esta tragedia, el gobierno de Egipto lanzó una llamada de ayuda para salvar todo cuanto fuese posible. España fue uno de los países que mandó a sus arqueólogos a colaborar en este rescate, junto a Estados Unidos, Países Bajos e Italia; todos, a cambio, recibieron un templo cada uno.

 

La construcción más longeva

El Templo de Debod fue el regalo de Egipto por participar en esta labor de rescate de los santuarios de Nubia. Se trata, por tanto, de la construcción más antigua que podemos encontrar en la capital. Tiene más de 2.000 años de historia, nueve siglos más que la Villa de Madrid.

Dicen que durante el transporte del Templo de Debod desde Egipto hasta Madrid , que se realizó pieza a pieza, se “perdieron” alguna de las piedras que lo formaban y hubo que poner alguna que otra réplica.

Un templo para Amón

El constructor del Templo de Debod fue el rey nubio Adijalamani de Meroe. En un principio, estaba dedicado al dios Amón, padre de todos los dioses, pero, con el tiempo, se añadieron otros como Osiris o Isis.

templo de debod, madrid, parque del oeste

 

La llegada a España

El Templo llegó a España el 18 de junio de 1970 a través del puerto de Valencia. Tras dos años de reconstrucción y restauración, se inauguró en Madrid el 18 de julio de 1978. Como curiosidad, tenemos que saber que el lago que encontramos alrededor del templo es un recuerdo al Nilo.

 

Una misteriosa leyenda

Cuenta la leyenda que, al llegar la noche, puedes sentirte observado por la figura de un gato. Hay quienes cuentan que se trata de Adijalamani de Meroe reencarnado. ¿Has sido uno de los afortunados de sentir la presencia de este ser divino?

 

El Templo de Debod es uno de los lugares imprescindibles de Madrid, pero también podemos encontrar otros igual de atractivos. ¿Qué tal si los descubres con nuestra visita guiada al Madrid de los Austrias ? Será una experiencia inolvidable.

Fotos: Web Oficial de Turismo de Madrid y frado76

Comentarios(3)

  • Ross Galán 26 septiembre, 2017 - 19:07 Reply

    INTERESANT CULTURA GENERAL . LO DEL TMPLO DE DEBOD:

    Pus, yo NO conocía las cuatro cosas del Templo. Sólo conocía que era un regalo de Egipto a España y no conocía nanda más del Templo, y eso que he ido infinifdades de veces. Acabo de conocer por dentro, hoy mismo, esta mañana, POR PRIMERA VEZ y eso que yo ya llevo 41 años viviendo en Madrid.

    La verdad es que me recuerda Egipto cada vez que voy al Templo de Debod.

    ¡Así que se inaugró 2 años y 3 meses dwspués de llegar yo a España desde Filipinas!

  • Juan A. Avellaner 24 marzo, 2019 - 01:15 Reply

    Me pregunto: el Templo de Debod, dedicado a Isis y Amón, condensación del firmamento astral, en su extraordinario emplazamiento actual en la Montaña del Príncipe Pío, ¿está correctamente orientado?. Entiendo que es un asunto importante, pues siguiendo a Bedman, Teresa en su artículo, El Templo de Debod como instrumento del rito (Instituto de Estudios del Antiguo Egipto), señala: “el santuario era, …., la expresión simbólica del Cosmos vivo, ….. destinado a reproducir el momento creador del primer día y a propiciar, …. la permanencia y la renovación de la creación original de la vida, de los dioses, de los hombres y de todo cuanto existía en el cielo y en la tierra”. En una orientación precisa, el sol, en los equinoccios, debería atravesar los pilonos y penetrar en la capilla, reproduciendo el efecto señalado.

    • Diego Antoñanzas de Toledo 25 marzo, 2019 - 09:23 Reply

      ¡Pues qué pena si no podemos verlo en su máximo esplendor ! Gracias por tu colaboración en hacer que este post sea mucho más enriquecedor!

Deja tu comentario o respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.