Go to Top

Nuestra Señora de Madrid y su increíble historia

Madrid nos sigue sorprendiendo con secretos escondidos en una capilla, que se olvidarán si no los contamos. Ahí está nuestra labor: mantener viva la historia contando leyendas del pasado que bien podrían haber ocurrido en nuestros días. Hoy os hablamos de las vicisitudes increíbles de una talla de la Virgen que llegó a ser Patrona de Madrid; y no, no nos referimos a la Almudena, sino a Nuestra Señora de Madrid.

La curiosa imagen de la Virgen se trata de una escultura tallada en madera de 130 centímetros de altura . Al parecer la Virgen fue robada en una iglesia de Toledo allá por 1581 y se le cortaron los brazos para adaptarla al papel publicitario que iba a cumplir desde entonces. ¿en qué consistía dicho anuncio publicitario? Pues aquí viene parte de la historia rocambolesca. En donde hoy se sitúa la Iglesia del Carmen, en la calle céntrica del mismo nombre, hubo en tiempos de Felipe II una mancebía o prostíbulo ciertamente permitido – y en parte financiado – por la corte del Rey. Dado que la Inquisición ya andaba persiguiendo pecados morales de este tipo, tampoco se podía anunciar la casa de citas con un cartel o un conejo rojo como se hace ahora, así que sus propietarios utilizaron la imaginación para llamar la atención de posibles clientes: desde una de sus ventanas, aparecía dicha figura de la Virgen, ya sin brazos , manejada por un enano que escondido bajo su manto usaba sus propios brazos para tocar un violín. Sin duda una curiosa forma publicitaria para un prostíbulo que dio sus resultados, puesto que esta curiosa forma de anunciarse llegó a los oídos de la Santa Inquisición.

Os podéis imaginar que el desagravio producido por el uso de la Virgen para publicitar un burdel común supuso el cierre inmediato del edificio, su destrucción y la desaparición – no sabemos si quemados en la hoguera- de sus propietarios. En su lugar , y para compensar el daño moral hecho en los ciudadanos de Madrid, se construyó un monasterio que entre otros edificios albergaba la conocida Iglesia del Carmen.

¿pero qué fue de la talla de la Virgen sin brazos utilizada para tales tropelías? Pues primero se decidió trasladar al antiguo Hospital General, el Clínico de San Carlos, que estuvo situado en el mismo edificio donde hoy se levanta el Museo de Arte Reina Sofía. La imagen fue tan venerada que llegó a ser por un tiempo Patrona de Madrid y fue la única Virgen que se sacaba en procesión. Lógicamente alguien se encargó de colocarle unos brazos nuevos , articulados desde los codos, para que pudiera sostener una imagen del niño Jesús y así completar la imagen bucólica que nunca se debió perder con tan poco sagradas funciones publicitarias.

¿y dónde se encuentra hoy esta Virgen? Pues a pesar de lo que ocurrieron con muchas otras, la imagen de la Virgen de Nuestra Señora de Madrid se encuentra en una iglesia mucho más discreta y apartada del bullicioso centro madrileño. Hablamos de la Parroquia de San Vicente Ferrer, situada junto al Hospital Gregorio Marañón y que sirve para dar servicio entre otros a éste. Lugar de bodas y encuentros de los numerosos médicos que hoy trabajan en este importante centro hospitalario.

Animamos a nuestros lectores a que vayan a conocer tan inusual Virgen, quizás hoy algo olvidada pero que sin duda formó parte de la historia, curiosa cuanto menos, de nuestra ciudad favorita: Madrid.

Acerca de: Diego Antoñanzas de Toledo

Fundador y emprendedor ilusionado en Madrid and You. Instagram @oidoenlacena

Comentario (1)

  • Teresa 22 Febrero, 2015 - 10:42 Reply

    Genial! Que artículo tan curioso!

Deja tu comentario o respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

50 Shares
+1
Share31
Tweet
Share19
WhatsApp
Email