Go to Top

La Joyería Grassy y su museo del Reloj

Madrid nos sigue sorprendiendo. Hemos pasado miles de veces por su puerta y su edificio es probablemente uno de los más fotografiados de la ciudad, pero jamás pensamos que una joyería como Grassy iba a esconder un tesoro tan espectacular en sus sótanos: hablamos de uno de los mayores y mejores museos del reloj del mundo.

¿un museo dentro de una alta joyería? Pues eso es lo que nos encontramos cuando bajamos la escalera que da paso a las salas de su sótano. Pero antes de hablar del impresionante museo, no queremos dejar de comentar la ilusión con la que una de sus propietarias nos cuenta la historia de la joyería familiar. Grassy abrió sus puertas en los años 20 , en un local diferente al de Gran Vía 1 , pero situado en la misma calle. Lo funda Alejandro Grassy, quien tras pasar por Madrid descubre con felicidad que es una ciudad donde puede conseguir fácilmente clientes, y funda la Unión Relojera Suiza en el número 29 de la calle. Posteriormente, ya en el año 1953 se muda a la que es probablemente la esquina más elegante y fotografiada de Madrid : la de Gran Vía 1.

Desde entonces su fundador se obsesiona con la colección de Relojes antiguos, que hoy tenemos la enorme suerte de poder ver en las visitas organizadas que ofrecen a los madrileños y visitantes. Las piezas que se muestran son fundamentalmente objetos únicos de relojería de sobremesa y pared de Francia Inglaterra y Alemania, de los siglos XVI al XIX. Y es que ya poca gente tiene ya relojes de sobremesa o pared en sus casas, con las actuales tecnologías y con la aparición del reloj de pulsera. ¿sabíais que el reloj de pulsera aparece para que los pilotos de avión no se estrellaran al consultar su reloj de bolsillo? ¿y que la obsesión por el control horario no se extiende hasta que nace el ferrocarril y había que llegar a tiempo para cogerlo?

museo,relojes,grassy

Interior del Museo de Relojes de Grassy

Nos llama la atención un reloj Copérnico , con todo un firmamento sobre su esfera que se mueve en sincronía con sus agujas. O unos curiosos relojes japoneses, muy diferentes a los habituales de esfera. También enseñan uno de los primeros relojes especialmente creados para los carruajes de caballos, que tenía que soportar numerosos traqueteos sin que por ello fallara ni un sólo segundo. Numerosas piezas curiosas, muchas de ellas con un valor incalculable histórico y artístico, con materiales en desuso pero que sin duda llenaban una habitación no sólo con su estética, sino también con su sonido.

Nos cuentan en Grassy , que además de ser expertos en relojes de pulsera – donde comercializan entre otros los famosos Rolex siendo uno de los mayores distribuidores de esta marca- ,  todas las joyas que comercializan son de creación y fabricación nacional . Sólo trabajan con expertos artesanos que dan ese valor de calidad y diseño único y exclusivo a cada una de sus joyas. ¡Nos encantan los negocios que apuestan por España y su economía!

La historia del reloj es impresionante y enriquecedora y Madrid ya tiene un sitio para poder viajar en el tiempo e imaginar cómo se vivía en las antiguas casas con su especial  repicar de las campanas . No dejéis de visitar este impresionante museo, único en el mundo, y de paso daros una vuelta por la calle más conocida y fotografiada de nuestro Madrid.

Museo del Reloj de la Joyería Grassy

Gran Vía, 1. 28013 Madrid.

Visitas gratuitas los jueves de 17 a 18 hrs, y los viernes de 12 a 13 hrs. 

Imprescindible reserva previa en el teléfono 91 532 1007. 

Banner, Madrid, and You, visitas guiadas

Acerca de: Diego Antoñanzas de Toledo

Fundador y emprendedor ilusionado en Madrid and You. Instagram @oidoenlacena

Comentario (1)

  • Concha 15 Diciembre, 2015 - 23:04 Reply

    Hola Sr. Reznak :
    Desde muy pequeña he tenido gran afición por los relojes, me gustaban de todo tipo, de bolsillo, de sobremesa, de
    pulsera, de los campanarios, en fin, todos, pero no he tenido poder adquisitivo para coleccionar ninguno de gran
    valor, solamente algunos baratitos a lo largo de los años. Por eso, al saber que se puede ir a ver su colección, me
    he propuesto pasar a disfrutarla en cuantito vaya a Madrid, porque ahora vivo fuera, pero soy madrileña castiza.
    Gracias por ofrecernos esa oportunidad.
    Un saludo
    Concha

Deja tu comentario o respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

63 Shares
+13
Share46
Tweet
Share14
WhatsApp
Email