Go to Top

Cézanne site/non site: una exposición a la que debes ir y disfrutar

El 4 de febrero el museo Thyssen-Bornemisza inauguró una de esas exposiciones que se convierten en referencia dentro y fuera de España. Se trata de una muestra monográfica sobre el pintor francés Paul Cézanne (1839-1906), considerado el padre de la pintura moderna y uno de los pintores contemporáneos más conocidos para el gran público.

Sin embargo, Cézanne no fue un pintor famoso ni reconocido hasta el final de su vida. Procedía de una buena familia, afincada en el sur de Francia, y con ayuda de su madre se trasladó a París para comenzar su carrera de pintor. Allí se empapó de las obras maestras del Louvre y entró en contacto con Pisarro, quien condicionó su estilo hacia el impresionismo y le hizo interesarse por el paisaje y el bodegón. Si bien Cézanne abandonaría el impresionismo con el tiempo para centrarse en el estudio de la forma y el color, los paisajes y los bodegones se mantendrían como una constante en su pintura.

Y precisamente estos dos temas vertebran la exposición que nos ofrece el Thyssen y que ha comisariado Guillermo Solana. Está formada por 58 obras del artista entre óleos y delicadas acuarelas, acompañadas de nueve obras de otros artistas como Pisarro, Gauguin, Lothe, Braque, Dufy, Bernard y Derain, todas procedentes de museos y colecciones privadas de todo el mundo.

Dividido en cinco apartados, el discurso gira en torno a los paisajes y bodegones de Cézanne y a la interpretación que hizo de esta parte de la obra del pintor el artista Robert Smithson, quien puso el acento en la importancia de la referencia a ciertos lugares de la Provenza como inspiración de Cézanne frente a la lectura cubista tradicional, que le había dado peso especialmente al formalismo, vaciando a la obra de referencias físicas.

La exposición nos introduce en un paseo en el que se entremezclan vistas en las que el pintor nos muestra las sorpresas que nos esperan a la vuelta del recodo, ciudades desde sus tejados, paisajes montañosos y pequeños pueblos mezclados con reflejos acuáticos. Estos paisajes al aire libre se entremezclan con pinturas de estudio de bodegones en los que predominan el color y las formas, formas que evocan las de la naturaleza cercana en la que se inspira Cézanne. Y este diálogo es precisamente el que explora y resalta la exposición.

Al ojo del visitante no experto se nos pueden escapar ciertas sutilezas del análisis artístico que se realiza en la muestra, pero sin duda la evocación a la naturaleza y al paisaje cercano que provoca el paseo por los colores y las formas de Cézanne bien merece una visita reposada y os la recomendamos, especialmente para darle luz y color a estos días grises de invierno.

Museo Thyssen – Paseo del Prado, 8 – 28014 Madrid – Entradas a la exposición de Cézanne 11 euros. Hasta el 18 de Mayo de 2014

Acerca de: Diego Antoñanzas de Toledo

Fundador y emprendedor ilusionado en Madrid and You. Instagram @oidoenlacena

Deja tu comentario o respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+1
Share
Tweet
Share
WhatsApp
Email